Nella stessa rubrica

Laila Karrouch

El Metro, Donato Ndongo Bidyogo (entrevista realizada por Sara Chiodaroli, noviembre 2011)

Donato Ndongo-Bidyogo (entrevista realizada por Mischa Hendel)

Inongo-Vi-Makomé (entrevista realizada por Ilaria Rossini, mayo-junio 2011, Bologna-Barcelona)

SILVIA CUEVAS-MORALES (Entrevista realizada por Sara Chiodaroli, febrero 2011)

LOS HOMBRES X, una nueva identidad, Premio Juan Montalvo 2008 (Entrevista realizada por Sara Chiodaroli, febrero 2011)

Saïd El Kadaoui (Entrevista al autor realizada por Sara Chiodaroli, junio-agosto 2010, Milano-Barcelona)

VICTOR OMGBA (Entrevista realizada por Sara Chiodaroli, octubre 2009)

Rachid Nini

Najat El Hachmi

VICTOR OMGBA (Entrevista realizada por Sara Chiodaroli, octubre 2009)

VICTOR OMGBA nació en Camerún en 1967. Licenciado en Derecho en la Universidad de la capital, Yaundé, se fue a España en 1995 donde residió por algún tiempo en Madrid para luego mover a Galicia en La Coruña, donde actualmente vive. Durante esos años Omgba se encontró a aceptar variados tipos de trabajos, aunque su objetivo seguía siendo la escritura y la literatura. Entretanto fundó la Asociación ong Equus Zebra que se ocupa de cooperación internacional y de los derechos de los migrantes en la Comunidad de Galicia.

Su primera novela en lengua galega se publicó en 2001 bajo el título de Calella sem saída por la editorial Galaxia. Aquí va una sinopsis de la obra:

Antoine Joseph Ngounou, licenciado en Derecho en Camerún, dejó su país para seguir sus estudios en la capital española. En el aeropuerto de Madrid encontró a un viejo amigo suyo y gracias a él fue descubriendo la amarga realidad que se escondía bajo el aspecto deslumbrante del sueño europeo. Europa era muy distinta de lo que aparecía desde lejos; su rostro era obscuro y frío, y su alma estaba arruinada por la presencia de pandillas xenófobas, que se iban de noche por la calle estremeciendo a los extranjeros, y de grupos criminales que se aprovechaban de la desesperación de los migrantes empujándolos a sacrificar su existencia en las aguas del Mediterráneo.
Él se había ido a Europa con una beca de estudios y eso le llevaba a pensar que su experiecia iría a ser distinta de la de los migrantes de los que se hablaba en los telediarios europeos. Sin embargo ocurrió lo inimaginable para él: su beca no fue reconocida por la universidad española y de la noche al día se convirtió en un clandestino cualquiera, vendiendo tabaco en una boca del metro.
Después de alguna temporada se fue a La Coruña para trabajar como jardinero, mal pagado y sin contrato. Ahí fue detenido por la policía por ser un “sin papeles”. Su condición de clandestino, sin derechos, no se había creado a partir de su orígen o de su color de la piel, sino de su condición social y económica. El personaje-autor analiza este aspecto muy importante que plantea el problema de los orígines de las diferencias entre seres humanos. El racismo es algo que sale de la falta de derechos. Aceptó la orden de expulsión, convencido de que esa no era vida, y decidió volver a Camerún para ayudar a su país en su desarrollo cultural, entendiendo que es ahí donde se sembra la posibilidad para un futuro mejor.

Véase el video de la conferencia de Ombga sobre el tema “El fenómeno de la inmigración en las políticas de cooperación gallega”:

http://video.google.com/videoplay?docid=23021338036767050

(Sara Chiodaroli, Octubre 2009)

ITALIANO:

VICTOR OMGBA nasce nel 1967 in Camerun. Si laurea in Giurisprudenza all’Università della capitale, Yaundé. Nel 1995 arriva in Spagna e si ferma a Madrid, ma dopo alcuni mesi si trasferisce in Galizia a La Coruña, sua attuale città di residenza. In questi anni Ombga si trova ad accettare svariati tipi di attività professionali, ma il suo obbiettivo resta la scrittura e la letteratura. Nel frattempo fonda l’associazione Equus Zebra, una ong che si occupa di cooperazione internazionale e di diritti dei migranti presenti nella regione galega.
Scrive il suo primo romanzo in lingua galega nel 2001, dal titolo Calella sem saída per la casa editrice Galaxia. Riportiamo qui di seguito una sinossi dell’opera:

Antoine Joseph Ngounou, laureato in Legge in Camerun, lascia il suo paese per continuare i suoi studi nella capitale spagnola. Ad attenderlo all’aeroporto di Madrid si presenta un suo vecchio compagno di scuola attraverso le cui parole verrà a scoprire la dura realtà che si celava dietro i racconti rosei delle lettere dell’amico. L’Europa era molto diversa da come gli era stata descritta; il suo volto era oscuro e gelido, reso ancor più temibile dalle bande xenofobe che si aggiravano per le strade urbane nella notte e dalla meschinità delle organizzazioni mafiose che sfruttavano la vita e la disperazione dei migranti gettandoli in pasto alle profonde acque del Mediterraneo.
All’inizio Antoine percepisce di avere una storia diversa da quei migranti di cui si parla nei notiziari alla tv, in quanto poteva contare su una borsa di studio universitaria che gli avrebbe consentito senza problemi il suo soggiorno in Spagna. Tuttavia la burocrazia glielo impedisce, i suoi sogni crollano e si ritrova a vendere sigarette in metropolitana.
Dopo qualche tempo si trasferisce a La Coruña e trova lavoro come giardiniere, senza contratto e mal remunerato, ma nella città galega viene arrestato dalla polizia e riceve un ordine di espulsione. Si era trasformato in un “clandestino” senza lavoro, senza documenti e senza diritti. Il suo stato lo rendeva disuguale a chi, straniero come lui, possedeva però le condizioni economiche e lavorative accettabili per la società europea. Capisce che il problema non era il colore della pelle, ma, ancora una volta, le differenze sociali ed economiche che separano gli esseri umani in ogni luogo. Tornato nel suo Paese decide di investire la sua vita nell’aiutare coloro che stanno per iniziare il viaggio verso il falso El Dorado, perché la crescita della sua terra risiede nella sua stessa cultura.

Ecco il video della conferenza tenuta da Ombga sul tema “Il fenomeno dell’immigrazione nelle politiche di cooperazione in Galizia”:

http://video.google.com/videoplay?docid=23021338036767050

(Sara Chiodaroli, ottobre 2009)

ENTREVISTA AL AUTOR VICTOR OMBGA Octubre 2009 – La Coruña

¿Tu experiencia de migrante a España empezó en 1995 cuando te fuiste a Madrid desde tu país de origen, que es Camerún. Hoy conocemos muy bien que tal la situación de los migrantes en España y de las políticas bilaterales antimigratorias entre el gobierno y los países africanos, pero ¿qué nos podrías contar sobre la situación en aquella época?

El tema de las migraciones en España ha variado mucho. En los últimos 14 años se ha producido un cambio drástico en la propia Ley de Extranjería en España, lo cual indica que la presión migratoria también ha sido enorme. Ha sido un tema muy presente en los debates políticos, sociales y culturales. Nunca se había hablado tanto de las migraciones como estos últimos 14 años. España empezó como un país realmente joven en materia de inmigración. Creo saber, si no me equivoco que el número de los inmigrantes en España en los años 90 no superaba el medio millón de personas. En tan sólo dos décadas este numero se ha cuatriduplicado. Hoy en día se habla de unos 4 millones de personas extranjeras en situación regular que conviven con los españoles. Para mi esto es fabuloso. Muestra el sentido de la globalización y de la multiculturalidad de nuestro universo. Pero también nos hace pensar que detrás de tanto movimiento de personas hay un malestar generalizado.

¿Qué tal la situación hoy en Galicia, y en La Coruña, donde tu ahora llevas bastantes años viviendo?

La situación de los inmigrantes aquí en Galicia ha ido cambiando bastante en los últimos años. La llegada de varios colectivos en Galicia ha hecho variar substancialmente la forma de mirar al inmigrante. Antes asistíamos a una situación realmente anómala en la que el inmigrante no era visto como alguien que pudiera aportar algo en el procedimiento del desarrollo del país. Afortunadamente los gallegos se han dado cuenta, quizás porque ellos también tuvieron que migrar, que el inmigrante cuenta. Ellos, los gallegos entienden mejor la realidad de la inmigración que cualquier otra persona. Cierto es que hay todavía una ínfima parte de gallegos que no han entendido realmente que el ser humano es sólo uno, que no hay diferencia entre los hombres, que pertenecemos todos a la misma raíz. Se trata de gente que está influido por imágenes erróneas sobre los inmigrantes.

¿La experiencia de tu ONG Equus Zebra iba a llenar un vacío estructural en la sociedad local en la ayuda de los migrantes o ya había ejemplos existentes?

Equus Zebra no es una experiencia única. Antes de iniciar nuestra actividad ya había otras ONG que se dedicaban a resolver los problemas de los inmigrantes. Recuerdo que en la ciudad en la que vivo había unas seis más o menos. Es número, como es lógico se ha incrementado. En toda la comunidad gallega hay en la actualidad cerca de 300 entidades que trabajan con los inmigrantes y A Coruña donde resido deben de aglutinar una cincuentena. Pero no todas las asociaciones se han profesionalizado. Muchos se han quedado como meros movimientos asociativos, sin función de denuncia y reveindicación de los derechos de los inmigrantes. Se trata de espacios en los que los inmigrantes de un barrio concreto se juntan para estar más cerca de sus diferentes culturas y no olvidarlas. El caso de Equus Zebra ha sido diferente. Hemos podido dar el paso hacia la estructura profesional de una ONG comprometida con su tiempo. De hecho Equus nació para revindicar un espacio para los inmigrantes africanos, luego el círculo fue abriéndose de tal menera que en la actualidad trabajamos con más de 57 nacionalidad.

¿Cómo fue tu primer encuentro con la lengua galega escrita y como vives la experiencia de ese idioma en tu escritura con respecto a tu lengua materna?

Este encuentro ha sido desde luego muy fascinante. Me ha permitido descubrir una nueva lengua y ha añadido en mi palmarés las ocho restantes lenguas que empleaba antes de entrar en Galicia. Conocer una nueva lengua es una nueva puerta cultural que se abrió para mí. Ha enriquecido mi perspectiva cultural, mi manera de abordar a la cultural gallega, lo que me ha permitido ver que había una similitud entre mi cultural de origen y la cultura gallega. Es realmente fantástico.

¿A la hora de escribir tu novela, ¿tu voluntad era la de contar “tu” historia o la de cualquier otro ser humano que podría encontrarse en la misma situación?

La situación que vive el protagonista de mi obra desgraciadamente es la situación varios de mis compatriotas. Es una situación difícil de gentes desamparadas ante la fragilidad de sus entornos naturales. Es lamentable que se pueda dejar a un ser humano a la merced de este infortunio. Pero creo que deberíamos de hacer algo todos, cuando digo todos me refiero a todo Occidente. No podemos dejar una parte del planeta abandonada de esta manera. Hay una necesidad urgente de acción si no queremos que estos hambrientos golpean, una y otra vez a la puerta de nuestra fortaleza. El equilibrio planetario depende de este acto de ayuda. Si África estuviera tecnológicamente desarrollada, no habría tantas muertes en el Estrecho de Gibraltar. No habría tanto sufrimiento, lagrimas y desolación. Los africanos no han elegido vivir de este modo. Si es que no saben como salir del atolladero, es importante que les indiquemos el camino. Pero parece que no interesa el desarrollo africano.

¿Crees que el cuento de tu historia pueda ser más útil a los hombres y mujeres que viajan a Europa en busca de una vida más apreciable o a quienes todavía deben emprender la ruta?

Es importante que los libros que nos acostumbramos a escribir tengan un fuerte componente de compromiso. Calella sen Saída cumple con este objetivo. Es un mensaje a todos los inmigrantes que quieran viajar a Occidente. En una de las páginas del libro, el protagonista ya lo advierte. Dice que volverá a su tierra para instruir a los potenciales inmigrantes. He tratado de contar una historia en la que estoy consciente de que debe de ayudar a muchos. Mi experiencia en España no ha sido fácil. He pasado momentos muy comprometidos de mi vida, dudas en las que no sabía si seguir adelante o simplemente volver. Pero siempre detrás de todo esto hay una esperanza, un hilo de luz que te hace pensar que la situación puede cambiar de un día a otro. Creo que he vivido más por este sueño que por cualquier otra cosa.

¿Sobresale una reflección muy tajante en tu novela, o sea: las diferencias entre seres humanos no se juegan en el plan del color de la piel o de la procedencia geográfica, sino de las implicaciones sociales y económicas que estos aspectos conllevan general y metódicamente en el pensar común de la gente. Hay una visión gerárquizante cuando se habla de migrantes?

Realmente no veo porque habría esta jeraquización. No puede haber superinmigrantes o inmigrantes inferiores. No debería de haber inmigrantes pobres o pobres inmigrantes. Todos, en un principio se encuentran en la misma esfera, en el mismo nivel. Todos están sometidos a las mismas normas, al mismo reglamento de extranjería, pasan por la comisaría y solicitan la misma tarjeta de residencia para poder vivir en España. Pero lo que pasa es que estos inmigrantes están catalogados exactamente como pasan con los animales en la obra de George Orwell Rebelión en la Granja cuando se hace saber que “todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros”. Es el resultado claro de una sociedad clasista, capitalista. Sólo nos interesa el inmigrante rico, sano e intelectual. Occidente no quiere ver a los pobres, quiere gente que le aportan riqueza y que nos sean una carga para sus impuestos. Es muy duro llegar a esta conclusión.

Il progetto
Français
English

Interviste e racconti
Africa
Europa
Nord America
Sud America
Australia
Asia

Politiche migratorie e dispositivi di controllo
Interviste e documenti
Cronologia

Immagini e Video
Video
Immagini

Links
scritture migranti
escrituras migrantes
Passaparole Milano

Iscriviti alla Newsletter

italiano